José Rubio: Nuevo Seleccionador Nacional Femenino.

José B. Rubio Vidal junto a su cuerpo técnico, Patricia Sánchez (AT), Betzaida Ubrí (AC), Angela Bocio (AC), Isairis Minaya (PP) y Fabiola Sarante (PF).

El nuevo entrenador de la selección nacional femenina de mayores, José Benito Rubido Vidal, tuvo su presentación en rueda de prensa el pasado viernes 25, instancia en la cual que se repasaron sus calificaciones para formar, capacitar y dirigir en diferentes categorías y otras áreas del fútbol a nivel internacional. A esto se le sumó la introducción del cuerpo técnico que le acompañará, destacándose su compatriota Patricia Sánchez Rodeiro quién fungirá como su asistente técnica.

Lo que ahora sigue es trabajar. Un verbo tan fácil de conjugar pero tan difícil de establecer en el fútbol dominicano. El entrenador deberá realizar un esfuerzo enorme por pujar que todos los renglones en donde existen deficiencias se reorganicen y velar que la pirámide de competencias y torneos se lleven a cabo durante todo el año, y no de forma provisional y espontánea como ha sido la norma histórica. Luego continuar con los objetivos, parte de los cuales deben de ser medidos; visualizar la realidad a corto plazo, la construcción a medio plazo y el éxito a largo plazo, y cada uno acompañado de conquistas, pero conquistas prudentes, de acuerdo a “Nuestro terreno de juego”. 

Los movimientos e inclinaciones del nuevo seleccionador no deberían centrarse solo en la selección absoluta y en convocatorias de jugadoras completamente del extranjero, por las distintas razones extracurriculares que envuelven el día a día de estas en la actualidad; siendo justos, jugadoras locales de otras categorías deberían de volver a ser valoradas (que el cese de la liga femenina ni la pandemia sean motivos de descarte). Sino que también debe de mirarse con los altos responsables lo de la activación inmediata de la liga femenina local y agilizar festivales a nivel de asociaciones, torneos a nivel regional y ciclos de pre-selección de alto rendimiento en todas las categorías para aprovechar todas las futbolistas que reúnan las condiciones para poder estar. Hay que utilizar todo el material seleccionable, y así evitar que sigan perdiéndose generaciones y grupos con ganas de competir y triunfar en este deporte.

Una de las mayores preocupaciones de los seguidores del fútbol siempre ha pasado por la falta de constancia y el poco compromiso para la continuidad de nuestros jugadores, tanto de la rama masculina como femenina. Pero se percibe más en esta última, porque al recibir recursos específicamente para la misma, es irrisorio que no haya actividad firme e inquebrantable cada año, y que de hecho el primer gran esfuerzo que se hizo con la Liga Femenina, fuese descartado por las actuales autoridades.

De pronto deberá enfocarse en preparar el primer grupo que competirá en el triangular contra Panamá y Nicaragua en el estadio Rod Carew entre el 4 y 10 de julio. Esta convocatoria probablemente esté compuesta en su mayoría por las criollas que residen en el extranjero, ya que las locales parten con desventajas por su inactividad. Ambos rivales vienen con entrenamientos y encuentros recientes. Las panameñas llevan las últimas dos semanas entrenando a todo tren, y las nicaragüenses han hecho 6 microciclos de entrenamientos en los últimos dos meses.  Las visorias nuestras apenas iniciaron este fin de semana.

El trabajo que se pueda realizar con las jugadoras criollas en todas las categorías será vital para enfrentar los torneos de Concacaf Sub 17, Sub 20 y de Mayores que están en el calendario de los próximos meses. En ese mismo orden, Sub 17 y Sub 20 competirán durante el primer trimestre del año venidero, y la de Mayores en los alrededores de noviembre cuando inicie la fase clasificatoria para el Mundial Femenino 2023.


Artículo Elaborado Por:





 

Share on Google Plus

Por DocePasion

"DOCE" Nuestra misión es dar a conocer todo lo referente al Fútbol Dominicano, Jugadores, Equipos y Estadísticas